jueves, 30 de julio de 2009

LOS ORIGENES DE LA CIVILIZACIÓN GRIEGA


INTRODUCCIÓN

La antigua Grecia sentó las bases de la civilización Occidental. Los griegos fueron grandes innovadores en infinidad de campos, pero sobre todo en política, filosofía y arquitectura, y son muchos los que piensan que en las artes y en la escultura no han sido superados todavía. En cuanto a los deportes, celebraban cada cuatro años los juegos olímpicos que aún hoy se conmemoran. Pero a pesar de su sofisticada civilización, no se diferenciaban mucho de sus contemporáneos en cuanto sostenían una sociedad esclavista, donde la mujer estaba relegada a un plano inferior. La historia demuestra que los griegos pasaban más tiempo en guerra que en paz, y esa sería una de las razones para su decadencia, siendo absorbidos por el Imperio Romano en el Siglo II a. C.

MEDIO GEOGRÁFICO


La Civilización Griega se ubicó en la Península de los Balcanes, al Sureste de Europa. Es una región accidentada donde podemos distinguir tres sectores:

A. GRECIA CONTINENTAL:
Conformada por las regiones del Epiro, Tesalia, Beocia, Lócrida y Megárida; enlazadas por la cordillera del Pindo, donde ubica el monte Olimpo.

B. GRECIA PENINSULAR:
Sobresaliendo al sureste, el Ática, con su puerto El Pireo; y, unida por el Istmo de Corinto al sur, el Peloponeso (Laconia), con su río Eurotas. Otras penínsulas son Mesenia, Tracia.

C. GRECIA INSULAR:
En el Mar Egeo, destacan Creta (cuna de la civilización griega), Egina, Salamina, Lesbos, Thera, Rodas, Eubea, las Cícladas y las Espóradas. En el Mar Jónico se ubican Cefaloria, Córcira e Itaca.

La costa oriental de Grecia ocupa uno de los primeros lugares en el mundo en lo que respecta a la cantidad de bahías y a su tamaño. El mar es tranquilo y posee muchos puertos conocidos, desde donde los griegos emprendieron largos viajes a las islas del Mar Egeo y las costas del Asia Menor. Las costas occidentales y meridionales de Grecia son poco profundas y con muchos bancos de arena. Pocas son las radas lugares ofrecen comodidades para convertirse en puertos.

LOS ORÍGENES: LAS CIVILIZACIONES DEL EGEO

LA CIVILIZACIÓN CRETENSE O MINOICA (2700 -1400 A.C.)

Al sur de la península balcánica, en las cavernas montañosas de la Isla de Creta, se originaron los primeros asentamientos poblacionales de la región hacia el 6000 a. C., surgiendo hacia el año 2800 a. C., las primeras aldeas. Fue en el año 2000 a. C., cuando se crearon las primeras ciudades cretenses, erigiéndose fabulosos palacios, fastuosamente decorados y no amurallados, como los de Cnosos, Festos, Mallia y Hagia Triada, desde donde gobernaban cada uno de los numerosos reyes que mandaban sectores diferentes de la isla, conocidos como Minos.

Portada del Palacio de Cnosos
Desde estos recintos, a su vez, se organizaba la actividad agrícola, actuando como centros de almacenamiento y redistribución de alimentos. Para registrar esos productos, los funcionarios crearon un sistema de escritura, aún no totalmente descifrado, denominada por los arqueólogos como lineal A. Los restos del palacio de Cnosos fueron desenterrados por el arqueólogo inglés Arthur Evans. Era un edificio rodeado de terrazas, casas y calles pavimentadas. En su interior se destacaban frescos y dibujos exuberantes, relacionados con la vida marina y el culto al toro.
Juego taurino realizado en Creta


Como la gran mayoría de los pueblos antiguos, los cretenses fueron politeístas. Creían en una diosa madre, representada por una mujer con los pechos descubiertos y sujetando serpientes entre sus manos, lo que se ha interpretado como símbolos de fertilidad. Destacan asimismo los juegos taurinos, donde unos acróbatas se lanzaban sobre un toro, al que previamente provocaban, para evitar la embestida. De otro lado, es famosa la leyenda del Minotauro, ser monstruoso con cabeza de toro que fue muerto por el héroe Teseo, hijo del rey Egeo del Ática, y que simbolizaría la caída de Creta.

Teseo matando al Minotauro


Los cretenses se dedicaron a las actividades agrícolas, ganaderas y se destacaron como expertos navegantes, lo que les permitió un gran desarrollo comercial (talasocracia), al dominar las rutas del mar Mediterráneo Oriental. Importaban estaño, cobre, oro, plata y marfil, y exportaban paños de lana, objetos de cerámica, vino y aceite, siendo sus principales puntos de contacto comercial, Egipto, Chipre, Siria, Asia Menor, Sicilia y el resto de Grecia.

Trirreme griego


El fin de esta civilización es una mezcla factores internos y externos. Hacia el año 1400 a. C., un desastre natural (erupción del volcán Santorín en la isla de Thera), que afectó considerablemente a Creta, favoreció a la invasión de los aqueos, pueblo proveniente de la Grecia Continental, quienes se apoderaron del palacio de Cnosos y desde allí dominaron toda la isla. Sin embargo, éstos serían absorbidos por los elementos culturales cretenses, sentado las bases de la civilización micénica o cretomicénica.

La isla Santorín, en realidad, son restos de lo que fue la antigua isla de Thera que colapsó producto de una erupción volcánica en el 1400 a.C. Algunos creen que es la antigua Atlántida descrita por los griegos.



LA CIVILIZACIÓN MICÉNICA O CRETOMICÉNICA (1600 - 1100 A.C.)


Los primitivos habitantes de Grecia, los pelasgos, fueron invadidos en el segundo milenio a. C. por los aqueos, pueblo indoeuropeo que utilizaba armas de bronce y carros de guerra, proveniente de Europa Central, desde el Epiro y los Balcanes. Durante 400 años aproximadamente se dedicaron a asimilar la civilización cretense, enriqueciéndose con la aportación cultural de los minoicos.

Alrededor del 1600 a.C. comienza a expandirse el fruto de dicha asimilación, una nueva civilización que recibirá el nombre de micénica, debido a descubrimiento de la ciudad de Micenas por el alemán Heinrich Schliemann. Su gran tamaño coincide con la idea de Homero de que esta ciudad era poderosa por obra de su rey Agamenón, el general en jefe de las tropas griegas en la Guerra de Troya.

Máscara funenaria de Agamenón

Según Homero esta guerra se produjo tras el rapto (o fuga) de Helena de Esparta por el príncipe troyano Paris. Esta guerra es la figura central de la épica grecolatina y fue narrada en un ciclo de poemas de los que solo nos han llegado intactos: La Ilíada y La Odisea de Homero.

Personajes de "La Ilíada" de Homero

Otras versiones de la historia fueron elaboradas por poetas griegos posteriores, y por el poeta romano Virgilio en su Eneida. Los que piensan que las historias de la Guerra de Troya derivan de algún conflicto real, lo fechan entre 1300 y 1100 a.C.

Visión moderna del caballo de Troya


El palacio y el reino lo regentaba un gran señor conocido como wanax. En las aldeas estos reyes eran sustituidos por los basileis y consejos de gerontes, que se encargaban de organizar y administrar los campos y actividades artesanales. Comenzaba la división de clases. Los wanax y lawagetas (jefes del ejército) poseían un pedazo de tierra denominado temenos por las tablillas donde se indica que es un pedazo de tierra sagrado destinado a su beneficio y usufructo privado. Las grandes distancias entre los palacios sugieren que no había un poder central en la época micénica, sino que cada palacio era independiente y que Micenas sólo era uno más (a lo mejor el mayor) y de él no dependía ningún otro centro. En cada centro aprovechaban la mano de obra de esclavos y campesinos para la construcción de los palacios, murallas y tumbas llamadas tholoi (tholos).

Muralla de Micenas

Los centros urbanos se basaban en casas a modo de celdas denominadas mégaron. Destacan los palacios que junto a la ciudad estaba protegida por muros “ciclópeos”, como el de Tirinto, o las gruesas murallas de Micenas con la Puerta de los Leones como acceso al complejo amurallado.

"Portada de los Leones" en Micenas


Desarrollaron un tipo de escritura conocida como lineal B, inspirada en la cretense. Los estudios que Arthur Evans realizó sobre tablillas, que contenían dicha escritura, halladas en Cnosos (Creta) se verían culminados con la intervención de Michael Ventris, que consiguió descifrar ese desconocido lenguaje en 1952. Una obra imprescindible “Documents in Mycenaean Greek” publicada en 1956 en colaboración con el filólogo John Chadwick, supondría la culminación de ese proceso de interpretación de la escritura micénica.

Escritura Linea B


El fin de ésta civilización llegaría por las invasiones de pueblos indoeuropeos como los dorios, jonios y eolios, hacia el 1100 a.C.

INICIO DE LA CIVILIZACIÓN HELÉNICA: LA ÉPOCA OSCURA (Siglos XII – VIII a.C.)

Hacia el siglo XII a.C. el mundo egeo y todo el Mediterráneo Oriental se vieron irrumpidas por invasiones indoeuropeas, especialmente de los dorios. Una explicación a estas grandes migraciones fue el desplazamiento masivo que experimentaron pueblos de Europa Central, debido al crecimiento demográfico, provocando el traslado en cadena de otros pueblos. Con respecto a Grecia, según la versión clásica, los ilirios, que vivían en las costas del Adriático obligaron a los dorios, asentados en el noroeste de la península balcánica a emigrar hacia el sur. De acuerdo a ello, los dorios y otros grupos de griegos noroccidentales, poseedores de la tecnología del hierro, invadieron y destruyeron la poderosa civilización micénica. Tras ello, las fortalezas aqueas de la Argólida y Laconia, en el Peloponeso, se convirtieron en centros de poder dorio, extendiéndose luego por las Cícladas, Creta, Chipre y la costa suroccidental del Asia Menor. Además de la interrupción de las comunicaciones, el hundimiento de la civilización micénica implicó también la fragmentación política, la aparición de marcadas diferencias económicas entre los territorios de la península griega, la decadencia del sistema monárquico y el ascenso de una aristocracia rural que basaba su predominio en la propiedad de la tierra, las cosechas y el ganado.

Sin embargo, ante la ausencia de evidencia arqueológica que pueda atribuirse a la presencia dórica, existe la posibilidad de que los dorios hubieran llegado al Peloponeso mucho antes del siglo XII a.C., formando parte del mundo micénico como miembros de una clase inferior, y que, aprovechando una crisis interna, se rebelaron contra su dominio. John Chadwick ha planteado esta teoría basándose en el hecho de que el nombre micénico dado a los esclavos fue dorea.

Algunas zonas como Mesenia, sufrieron brutalmente el impacto de las destrucciones y se desplazaron. A la búsqueda de mejores posibilidades de subsistencia, eolios y jonios cruzaron el Egeo y se instalaron en las islas de Lesbos, Quíos, Samos y en el litoral del Asia Menor, donde ocuparon antiguas plazas aqueas como Mileto, o fundaron nuevos asentamientos. La migración de los pueblos griegos hacia el Oriente es una de las características de la llamada Edad Oscura, que siguió al desmoronamiento de las estructuras micénicas y que se caracteriza tanto por la falta de restos documentales como por el estancamiento material y cultural.

Posteriormente en el siglo IX a.C. la región de Jonia, en el Asia Menor fue la zona más poblada del mundo griego y tuvo una gran influencia sobre la organización política de la península griega con la exportación del modelo de las poleis (polis en singular) y la adopción del alfabeto fenicio como base de la escritura. Aunque en los primeros siglos de la Edad Oscura la inactividad comercial permitió el auge de los mercaderes fenicios, posteriormente, gracias al influjo de estos, se desarrollaría en Jonia la vocación naval de los griegos, quienes, a partir del siglo IX a.C. convirtieron al Egeo en su mar interior.
Alfabeto griego

FORMACIÓN DE LAS POLEIS. A partir del siglo VIII a.C. la vida rural y patriarcal de los helenos sufrió cambios notables. El fenómeno social y político más importante fue la formación de la poleis, ciudades estado con autonomía política, que desempeñaron un papel fundamental en la historia griega, alcanzando su forma definitiva en el siglo VII a.C.: una ciudad rodeada de tierras, con independencia política, autonomía económica (autarquía), leyes y cultos propios. El montañoso medio geográfico griego influenció en que las poleis se situaran en su gran mayoría en territorios costeros de difícil acceso y en valles que estaban rodeados por montañas. Los primeros asentamientos que darían lugar al desarrollo de una polis aparecen normalmente relacionados con sitios más antiguos, santuarios o palacios que habían quedado abandonados o poco utilizados y que volvían a cobrar vida como centro de desarrollo de estas comunidades. Socialmente, dentro de una polis, la célula básica era el oikos (unidad económica compuesta por familiares y grupos de personas que dependan de él). La agrupación de varios oikos configuraba un genos (gens), conjunto de familias con antepasados comunes y raíces en la misma zona. Dentro de la genos, en situación de dependencia, quedaban muchos hombres libres.

Las poleis se asentaron sobre antiguas ciudades aqueas como Micenas

LA ÉPOCA ARCAICA: EL GOBIERNO ARISTOCRÁTICO Y LA EXPANSIÓN GRIEGA (Siglos VIII-VI a.C.)


En sus inicios, las polis estuvieron dominadas por caudillos militares, los basileus, que en muchos casos ejercían el poder religioso y judicial. A mediados del siglo VII a. C., el gobierno de tipo oligárquico se impuso progresivamente sobre el monárquico. De esta manera el poder político pasó a manos de asambleas formadas por representantes de las familias locales más influyentes y ricas, los eupátridas. Cada año se elegía entre ellos a un número determinado de magistrados. Los magistrados se encargaban de dirigir el ejército y llevar los asuntos religiosos, entre otras tareas.

Los miembros de la clase dirigente, denominados aristoi (“los mejores") detentaban el poder económico y político, monopolizaban además las tierras. El pueblo gobernado, el demos, solamente participaba en la vida pública cuando así era requerido por la asamblea aristocrática. Este sistema aristocrático o gobierno de los mejores revela la existencia de círculos de parentesco hereditarios. Desde su nacimiento una persona, ya sea un terrateniente o un campesino, quedaba integrada en diferentes tribus o phylé, divididas a su vez en comunidades formadas por los descendientes de un héroe o de algún dios ancestral (fratías). La rígida estructura social justificó el predominio y capacidad de liderazgo de la aristocracia griega durante mucho tiempo.

Con el paso del tiempo, diferentes factores confluyeron para desestabilizar el orden político y social existente. En primer lugar, la consolidación del comercio y de la artesanía como actividad generadora de riqueza hizo prosperar a ciudadanos que no provenían de las grandes familias y que pese a su poder económico, carecían de derechos políticos. En segundo lugar, el progresivo empobrecimiento de los campesinos hizo que muchos se convirtieran en esclavos al no poder pagar sus deudas, provocando una gran tensión social en el campo y el estallido de revueltas. Por último, la necesidad de tener más cantidad de soldados requería que fueran reclutados entre el pueblo, con lo que se creó la falange hoplita, pero siendo ciudadanos no aristocráticos acabaron pidiendo un reconocimiento de sus derechos políticos.

Falange hoplita o griega


Con el objetivo de resolver la crisis política y social, en algunas polis se decidió dar una respuesta a las exigencias reformistas de las clases inferiores y medias, impulsándose medidas en favor de una mayor justicia social. Se eligieron magistrados extraordinarios para redactar nuevas leyes y mediar en los conflictos existentes. Entre estos legisladores destacan Zaleuco (683 a.C.) de Locri y Carondas (630 a.C.) de Cantana, que decidieron distribuir más equitativamente el poder entre los ciudadanos. La legislación del aristócrata ateniense Dracón subordinó el poder de las tribus a la justicia del Estado. Los legisladores más importantes del mundo griego arcaico fueron Licurgo de Esparta y Solón quien redactó una constitución para Atenas, a principios del siglo VI a.C.

Solón, gran legislador ateniense

LA ÉPOCA DE LOS TIRANOS. A pesar de medidas adoptadas, los conflictos sociales continuaron en muchas ciudades griegas. Entre los siglos VII y VI a. C., ésta situación fue aprovechada por aristócratas que, actuando de manera aislada, trataron de usurpar el poder y acabar con las oligarquías locales. Estos personajes recibieron el nombre de tiranos (palabra de origen asiático, que significa señor neutral). En sus comienzos, llevaron a cabo políticas populares, lo que produjo la aceptación del pueblo pero contraria a las familias aristocráticas. Impulsaron la construcción de suntuosos templos, edificios, e invirtieron los impuestos en obras públicas. Estas obras posibilitaron que una gran parte de la población tuviera trabajo. Su popularidad y prestigio se veía incrementados cuando participaban en guerras contra los Estados rivales. Se organizaron, además, fiestas religiosas en las que participaban todos los ciudadanos sin distinción de clases.

LA COLONIZACIÓN GRIEGA. De otro lado, el exceso de población, los disturbios de las poleis y los intereses comerciales hicieron que a partir del año 750 a. C., se iniciara un proceso de colonización que se extendería por espacio de dos siglos. Las principales colonias (apoikias) se establecieron en las costas de Sicilia; al sur de Italia, Francia, España, el Mar Negro (Pontos Euxeinos), Egipto y Cirene en el norte de África. Las nuevas ciudades del sur de Italia y de Sicilia recibieron el nombre de Magna Grecia. En un principio fueron los campesinos en busca de nuevas tierras para cultivar, los que afrontaron el riesgo. Las ciudades-madre o metrópolis planeaban los detalles del viaje y equipaban a los colonos, que irían acompañados por un aristócrata (oikistes) al frente de la empresa. Al llegar, el jefe de la expedición buscaba un sitio que fuera fácil de defender y repartía las tierras entre los expedicionarios, en partes iguales. Estos pioneros se convirtieron en importantes terratenientes. De esta manera, fueron surgiendo nuevas ciudades con un entorno agrícola a lo largo del Mediterráneo, que serían creadas a imagen y semejanza de las poleis griegas de donde provenían. Este es el caso de Cumas, (en Italia), fundada por colonos de Calcis; Bizancio, a orillas del Mar Negro, poblada por ciudadanos de Megara; Massalia (actualmente Marsella, Francia), colonizada por gente de Focea; Tarento, poblada por colonos de Esparta; y Siracusa (en Sicilia), fundada por el corintio Arquias.


8 comentarios:

  1. Spero k siga innovando su blog con mas contenidos para poder facilitar a los demas sobre estos temas, por ejemplo a mi hermano menor le sirvio para su trabajo de asignacion e exposicion , siga asi profe Don Gato xD!!
    soy de Pamer SanJhon - SJM ...
    Siga adelante >>>-->>->

    ResponderEliminar
  2. Me da mucha alegria haber contribuido con la educación de tu hermano...ese es nuestro objetivo, y continuaremos trabajando para bridarles mas informacion... Gracias

    ResponderEliminar
  3. bueno
    interesante
    el
    tema
    profe
    gato
    lokaso
    pero
    profe
    pero
    cree
    su
    pagina
    de
    geografia
    ps
    con
    hidrografia
    mundial
    porfa
    ///////////////salon luis antonio/san juan de miraflores/jose U NORTE

    ResponderEliminar
  4. Aun no he podido darme tiempo para crear una pagina dedicada a la geografia...no es mi prioridad ahora..espero dedicarle un tiempo algun dia.
    Gracias por tu presocupacion.

    ResponderEliminar
  5. creo q te hace falta citar las imagenes... tu mapa ya lo vi en otros documentosss

    ResponderEliminar
  6. Muy buena su pagina profe, pude comprender las dudas que no resolví en clases, en su pagina, ya que pronto es la prueba de esta materia.
    Muchas gracias. =)

    ResponderEliminar
  7. Anonimo la ubicacion busque pero me aparecio esto

    ResponderEliminar