martes, 5 de enero de 2010

EVOLUCIÓN HUMANA: UN ESTUDIO ANTROPOLÓGICO

Adaptado de "El primate responsable" de Fernando Silva Santisteban. (*)

Introducción

Desde que Darwin publicó en 1871 The descent of Man and Selection in Relation to Sex ("La Descendencia del Hombre en Relación al Sexo"), obra en la que sostenía que también el hombre había evolucionado desde formas más simples de vida, comenzó el tema y problema de la hominización; es decir, la preocupación por saber cómo el hombre ha llegado a ser lo que es partiendo de sus ancestros filogenéticos. Los hallazgos sucesivos de los restos paleontológicos han aportado un asidero físico y objetivo del proceso y del desarrollo de las ciencias los fundamentos racionales que ahora lo explican.
Árbol filogenético del hombre

Si bien es cierto que las diferencias en los restos fósiles descubiertos no permiten aún establecer la sucesión directa en nuestra cadena filogenética, hay una serie de hechos primordiales, hitos fundamentales , que nos dejan duda del trayecto hacia la humanidad. Tales hechos, que marcan la aparición de los miembros de nuestra actual especie, son: el desarrollo del cerebro, la adopción de la bipedestación o bipedalismo, la fabricación de herramientas, el trabajo, el incremento del lenguaje, la utilización del fuego, el desarrollo de la tecnología, y las primeras manifestaciones del arte.

A esta travesía es que llamamos proceso de hominización, sean cual fueren las características somáticas de los individuos y de las especies que la transitaron desde la condición animal.

África: cuna de la humanidad

Que la evolución del ser humano comenzó en África es un hecho bien establecido: todos los fósiles de los homínidos que vivieron entre los 7 y 3 millones de años atrás proceden de África. Se han señalado unas 14 especies diferentes de homínidos encontrados hasta la fecha, pero, como ya se dijo, los paleoantropólogos no han podido establecer las correspondencias filogenéticas de varios de ellos, ni determinar cómo se extinguieron.


Hace unos diez millones de años el mundo estaba lleno de monos de diferentes formas y tamaños. La historia de los homínidos empieza cuando los primates adoptaron la forma de andar en dos pies y en posición vertical, cambio que significó una primera transformación crucial en su comportamiento a partir del cual habrá de tener origen el linaje humano. Parece que la adopción del bipedalismo tuvo lugar después de un evento climático de trascendencia universal que modificó las condicones del clima con la consiguiente reducción de las selvas y expansión de la sabanas.
Sabana africana
Es probable que los primates se volvieran demasiado grandes para vivir en las ramas y que, al retraerse las selvas, las condiciones del medio los obligara a bajar y correr de un árbol a otro. Cuando estuvieron en el suelo necesitaron cada vez menos de los brazos para la locomoción y quedaron en condicones de hacer mejor uso de ellos. También empezó a diferenciarse su régimen alimentario al recurrir a limentos duros pero nutritivos, como semillas, nueces y raíces. La explicación está en que los dientes de los homínidos tienen una capa de esmalte más gruesa que los dientes de los antropoides y se advierte en ellos signos de fuerte desgaste, de allí que las dentaduras de los monos antropomorfos y de los homínidos hayan evolucionado en diferentes direcciones.

Así pues la posición erguida fue una de las primeras adquisiones en cuanto a la evolcuión humana, el factor primordial que separa al simio y los homínidos. Pero esta se logró lentamente y dicho logro entraña una larga serie de modificaciones, como fueron:

  • La adaptación de los pies para la bipedestación.

  • La liberación y evolución de las manos, con el dedo pulgar oponible

  • y su capacidad prensora, especialmente en la elaboración de herramientas


  • El ensanchamiento del tórax y de la pelvis,

  • Así como otros cambios en las formas y relación de las vísceras y muchas otras modificaciones tanto en el esqueleto cuanto en los músculos de los miembros.

En el curso de éstas modificaciones el centro de gravedad del cuerpo se desplazó hacia atrás, se robusteció la parte lumbar del raquis y se instauró un mecanismo nervioso que tiene su centro en el cortex partio-temporal.

Lo más significativo de todas estas modificaciones fue la transformación del cráneo, en gran manera dependiente de la posición vertical. El desplazamiento del raquis con relación a la cabeza, cuya orientación sensorial debió quedar funcionalmente constante, permitió la rotación de la nuca que separa al occipital cartilaginoso del parietal, creando una hiato donde se desarrolló el occipital membranoso. Con la bipedestación el foramen magnum (el agujero occipital que da paso a la médula espinal en el cráneo de los vertebrados) se desplazó de atrás hacia la parte central de la base del cráneo. Se modificó la arquitectura de la cara así como de los maxilares y fue desapareciendo el prognatismo.

(*)Historiador y antropólogo peruano, (1929-2006). Distinguido con el Premio Nacional de Historia, la Gran Orden Boliviana de Educación y las Palmas Magisteriales en el grado de Amauta.

6 comentarios:

  1. estan todos divinos....jeje.

    ResponderEliminar
  2. muy interesante gracias
    xsacarme de apuros en miss
    tareas.............

    ResponderEliminar
  3. Muchas Gracias.... compañerito

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo muy útil, muchas gracias.
    Zaira, FESI UNAM

    ResponderEliminar
  5. donde consigo dentaduras de monos!!! o dientes noc como sea es para un trabajooooooooooooo!!
    ayudaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar